Emilio Toussaint

BLOG

40 Años De Bendiciones5 / 06 / 2019

< REGRESAR AL BLOG

Parece que fue ayer el 2 de junio de 1979 cuando en un día de celebraciones que incluyó misa, acto académico y baile, daba por terminada mi preparatoria y formación marista en los Colegios Cervantes de Guadalajara. Tenía la ilusión de iniciar en el mes de agosto mi carrera de contador público en la Universidad Autónoma de Guadalajara sin tan siquiera imaginar que la industria aseguradora y la Monterrey se convertirían en la carrera y compañías de mi vida.

Entré con mi papá como chofer, mensajero y cobrador para cumplir el requisito que me él mismo me pedía para pagarme la universidad. Sin embargo, al año la vida me sorprendería; mi padre tendría cáncer terminal de pulmón. Esto me empujó a solicitar una oportunidad para darle continuidad a la promotoría, una empresa que mi madre y él habían iniciado en el año de 1950.
Mi padre

Así que sin habérmelo propuesto, a los 20 años me convertí en el Promotor más joven de la industria aseguradora. Es por ello que hoy que cumplo mis 40 años de vida profesional quiero agradecer a todos los que han hecho posibles mis sueños. Empezaré por Dios y mi familia, los asesores y asegurados, los amigos y colaboradores, los jefes y compañeros, y -¿por qué no?- hasta mis propios competidores, quienes me hicieron sacar lo mejor de mí.

Trataré de enlistar 40 de las múltiples bendiciones recibidas como un testimonio de lo que la carrera de un asegurador puede hacer por los demás, por tus seres queridos y por ti mismo.

  1. La compañía y presencia de Dios Nuestro Señor en mis 40 años de caminar, a quien nombré desde el primer día mi presidente del Consejo de Administración.

  2. El poder agradecerle en vida a mi padre con mi trabajo todo su cariño y amor incondicional.

  3. Darme la oportunidad de continuar con la empresa familiar que el próximo mes de agosto está por cumplir sus primeros 69 años.

  4. Tener como socio a la Monterrey, la compañía que siempre me ha cumplido y que en días pasados cumpliera 79 años.

  5. Permitir que me convirtiera en el promotor más joven de la industria aseguradora a los 20 años.

  6. Facilitarme el continuar con mis estudios como Contador Público, y titularme con mención honorífica y un promedio de 98.

  7. Darle a mi madre su lugar como fundadora de la promotoría durante toda su vida.
    Mi madre

  8. Haber hecho equipo con 5 de mis hermanos, los cuales mencionaré en orden de incorporación: Carmen, Luz, Lorenzo, Adolfo y María.

  9. Lograr a los 10 años de relevo nuestro primer campeonato divisional.

  10. Ser el Promotor Campeón Nacional más joven de la Monterrey.

  11. Convertirnos en los primeros en sacar el Campeonato Nacional de la Ciudad de México.

     

  12. La invitación de Federico Reyes para crear la Dirección Patrimonial.

  13. Líder de toda la fuerza de Ventas de la Monterrey.

  14. Participar en el diseño de productos como “Vida Mujer” e “Imagina Ser”.

  15. Crear el Primer Simposio de la Monterrey en 1998 con el Título “Un Nuevo Mundo por Descubrir”.

  16. Impulsar la MDRT dentro de la Monterrey para convertirla en la compañía con más participantes en México y América Latina.

  17. Ser una razón importante para que New York Life adquiriera la Monterrey.

  18. Ser seleccionado por New York Life para fusionar su operación en México.

  19. Liderar el entrenamiento del GOLD Sistema y del ANF en México.

  20. Impartir dos pláticas en inglés en las Conferencias de Pre MDRT de New York Life International.

  21. Ser el primer director de la Industria en disfrazarme y hacer caracterizaciones, con 43 en total iniciando con Cristóbal Colón y terminando como Caballero Águila.

  22. Tener el apoyo total de Bill Beatty, Director General, para regresar a mi promotoría cuando sentí que era mi momento.

  23. Haber sido recibido por Carmen mi hermana y todo el equipo de asesores y colaboradores con un gran cariño.

  24. Haber contado con el respaldo de mi familia y empresa que me permitieron hacer frente a un periodo depresivo de 18 meses que estuvo a punto de costarme la vida.

  25. Vivir la experiencia de viajar 2 meses en una casa rodante por todos los parques nacionales que se encuentran en el oeste de los Estados Unidos y Canadá.

  26. Poder disfrutar un año de mi familia viviendo juntos en el condado de San Diego.

  27. Haber alcanzado la libertad financiera a los 45 años.

  28. Poder apoyar a cada uno de mis hijos para que estudien la carrera que les apasiona en la institución que ellos han seleccionado.

  29. Ser parte de la Fundación de Becas de los Exalumnos Maristas que nos dedicamos a apoyar a niños y jóvenes con becas del 20 al 80% de sus colegiaturas desde primaria hasta universidad, en los Colegios Cervantes de Guadalajara.

  30. Ser un formador de asesores y funcionarios dentro de la Monterrey.

  31. Disponer del tiempo y recursos para caminar, a lo largo de 5 años seguidos, más de 2 500 kilómetros y 100 días en el Camino de Santiago en Francia y España.

  32. Haber visitado los 5 continentes teniendo la oportunidad de conocer historias, culturas y tradiciones de cada uno de los países.

  33. Recibir el apoyo de la Monterrey para participar en el Programa de Alta Dirección (Para Empresarios y Directores Generales) que imparte el IPADE; y ser parte de la asociación de Egresados.

  34. Darles a mis hijos Emilio Antonio, Luis Carlos y Diego todo mi tiempo y apoyo posible desde que dejé la dirección de la Monterrey.

  35. Disponer de tiempo para participar en misiones y diferentes obras como laico marista.

  36. Haber apoyado para que un salón de clases de Tanzania lleve una placa en honor a: Luis C. Toussaint de Palacio y Aurora Gallardo de Toussaint, mis padres; y Carlos Sánchez Llaguno y Juanis Barba de Sánchez, quienes siempre me trataron como a un hijo.

  37. El haberme proporcionado las vivencias del día a día y los espacios para poder dar a luz a mis pequeños hijos: mis obras, mis libros “El Arte de Generar Riqueza Plena” y “¿Quién te llama, Peregrino?”

  38. El amor al trabajo, el gusto por apoyar y empoderar a la gente.

  39. El que me paguen por hacer el bien.

  40. Tener la seguridad de que esta empresa me mantendrá las puertas abiertas mientras yo quiera y viva.

Emilio Toussaint Gallardo,

40 años de Caminar y Formar Peregrinos para el Camino de la Vida.

 

4 de junio de 2019